martes, 11 de octubre de 2011

Hablando de despedidas

El fin de semana pasado, fue quizá uno de los más largos que he tenido; despedir a alguien no es tan fácil, como se dice. En los últimos años, he tenido la oportunidad de leer libros que hablan acerca del tema, abren la mente de tal manera que uno pueda aceptar la realidad y verla como un proceso de la vida, sin embargo cuando el asunto se vive  en carne propia, el panorama cambia, ¿Cómo explicarle al corazón, lo que la cabeza ya entendió?

Es difícil, asimilar las cosas, sin embargo en mi caso debo saber hacerlo, para respaldar emocionalmente a mi mamá, que es quien sufre mayormente esta perdida, la pérdida de su hermano; quizá analizando las cosas, no es el hecho de que se murió, lo que en realidad afecta, sino la manera en como sucedieron las cosas, las circunstancias no siempre ayudan, cambian el entorno e influyen mucho en las personas.

Me quedo con los recuerdos, y con el agradecimiento infinito por haber tenido un buen tío, así mismo también queda el consuelo de que un día volveremos a encontrarnos, y entonces comenzara otra historia...
Todo es cuestión de experiencias, aprendizajes, situaciones que forjan el carácter de uno mismo, que nos enseñan a ser mejores personas, con los demás y sobretodo con nosotros mismos....

Besos

3 comentarios:

Maru dijo...

Siempre es difícil vivir la experiencia de perder a un ser querido.
Pero hay que vivir el duelo, con todas sus etapas, porque al final, después de muchas lágrimas y dolor, llega la resignación y al final, la aceptación, y seguimos viviendo, porque no nos queda otra.

besitos

Anamá dijo...

Hola amiga, pasando a saludarte, que tengas un lindo fin de semana!!!y te acompaño en tu dolor. besos

Maru dijo...

Hola , paso a dejarte un abrazo y los mejores deseos para este año que se inicia.
Besos